A TRABAJAR

A TRABAJAR
Mi estupendo taller-cocina

Buscar este blog

Cargando...

jueves, 21 de julio de 2011

TORNILLO DE BANCO PORTÁTIL

Como ya sabéis los que seguis este blog, no dispongo de un taller donde trabajar, por lo que se hace necesario buscar soluciones de quita y pon para trabajar en casa.   Hasta ahora, cuando necesitaba de un método de sujeción potente, recurría a un listón de madera gruesa que sujetaba con gatos a la mesa y, con otros gatos, sujetaba la pieza de trabajo sobre este listón.   No es complicado, pero si engorroso, porque terminas rodeado de gatos por todos lados y no tengo bastante Wiskas para todos.


No hace mucho mi amigo y consumado ebanista Julio Alonso publicó su trabajo de fabricación de un tornillo Moxon, y esto picó mi curiosidad, que fue frenada en seco porque no dispongo del necesario juego de terrajas para fabricar roscas en madera.


Dándole vueltas al asunto, y recordando los engranajes en madera realizados por Mattias Wandel, apareció la solución:   utilizar varilla roscada de métríca, tuercas de embutir y un sistema para multiplicar el giro para compensar así el escaso avance que proporciona la varilla roscada.

A continuación os dejo el resultado.


Este es el despiece del tornillo portátil.   En primer lugar la mordaza fija, que aloja las dos varillas roscadas fijadas con cianocrilato a las tuercas de embutir.   Enmedio de la imagen se observa la mordaza móvil con el engranaje principal de 20 dientes.   Y abajo del todo los engranajes secundarios de 15 dientes cada uno.   Esto se traduce en que cada 3 vueltas del engranaje principal se transforman en 4 vueltas sobre los engranajes que proporcionan el avance.   Quizá no es mucho, pero la velocidad a la que gira el engranaje principal accionando el pomo es altísima, frente al más lento avance manual a base de giros de muñeca.   Asimismo para propiciar el retroceso de la mordaza móvil he optado por insertar un muelle en cada varilla roscada, evitando así el desengranaje del conjunto al aflojar el tornillo.
Este es el conjunto ya montado.   Como se aprecia, la mordaza fija va unida por la parte de atrás a un listón grueso para poder sujetar  con firmeza el tornillo a cualquier superficie con dos gatos que no entorpecen la labor.

En las pruebas de corte me ha sorprendido la firmeza con que se sujeta la pieza de trabajo, no realizando movimientos que dificulten la tarea.   Por la distancia entre las varillas roscadas, en posición vertical, el ancho máximo que admite es de 21 cm., pero se pueden conseguir anchos mayores intercalando otros engranajes entre los ya existentes, ya que sólo los de los extremos son los que actuán sobre la rosca, los demás van fijados a la mordaza móvil.
Sorprendido por la fuerza del tornillo, hice una primera prueba tirando hacía arriba del listón utilizado para la prueba de corte.  El resultado ha sido que se levanta la mesa entera y no suelta la pieza de trabajo.   Asi que intrigado y recordando una prueba del ingeniero Wandel, he medido con la báscula de baño la fuerza que aplica, llegando a los 80 kilos, como se puede observar. (lo dejé en esos 80 kilos por si llegaba a fracturar  alguna prensa pero  hasta ese valor no dió signos de ello).  

Si bien, para hacer honor a la verdad, hay que decir que esos valores no se alcanzan utilizando el  pequeño pomo del engranaje principal, sino  que en las últimas vueltas hay que tomar todo el engranaje con la mano y hacerlo girar, o para mayor comodidad tomar con cada mano los dos engranajes secundarios que girarán a la vez gracias al principal que los une.

Así pues lo que pretendía ser sólo un prototipo, viendo los resultados obtenidos, se va a convertir en modelo definitivo.

Por último, sólo me queda agradecer a los dos grandes inspiradores de este proyecto Julio Alonso y Mattias Wandel, a los que dedico esta publicación con todo mi reconocimiento y sincera admiración.


   

5 comentarios:

  1. Bueno Andres, no se que decir, me dejas sin palabras de la emocion, te agradezco infinitamente que me emnciones y si he podido en ayudar en algo a que progreses en tus trabajos, pues no me puedo sentir mas orgulloso y feliz, realmente me ha impresionado ver mi nombre en tu blog y me ha hecho mucha ilusion. Este tornillo que has ideado es una obra de ingenio y gusto por la madera, has dado una vuelta de tuerca al clasico tornillo moxon y para mi tu idea es una autentica revolucion, es una idea magnifica incluir al mecanismo basico esas ruedas dentadas, me ha sorprendido mucho este trabajo y me ha gustado. Con este estilo vas a inspirar a mucha gente, no bajes la guardia y sigue asi, estas publicaciones son un tesoro. Gracias hasta el infinito y mas alla

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, Andres! Bello y practico diseno que moderniza el trabajo original de Moxon.

    ResponderEliminar
  3. Te mande una nota por camino separado...

    ResponderEliminar