A TRABAJAR

A TRABAJAR
Mi estupendo taller-cocina

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 15 de agosto de 2011

EL GRAMIL, UNA NUEVA HERRAMIENTA PARA EL TALLER-COCINA

Ya llevo unos días liado con la cocina de casa, trabajo que mostraré cuando está acabada para ánimo de indecisos, pero he sufrido un inesperado parón en fin de semana que me ha obligado a suspender el proyecto hasta el martes que vuelve a abrir mi almacén preferido tras sus vacaciones.

Así las cosas, he optado por probar con esta herramienta de marcaje, aceptando la invitación y los consejos de mi colega en la red Enrique Mario Kovacevic "el Carpintero del Pueblo", para intentar fabricar algo razonablemente preciso y fácil de usar.


Estas son las herramientas que he usado.   Escuadra y lápiz para marcar los trazos, formón y maza de madera (casera donde las haya) y un cepillo que me prestó hace algún tiempo mi amigo Luis (un asesor bastante manitas al que aprovecho la ocasión para darle las gracias por tan amable préstamo).    Esta última herramienta no resulta imprescindible si el material con el que se trabaja está en unas condiciones razonables.
En cuanto al material necesario es el que se ve.   Un rectángulo algo grueso de madera (preferiblemente dura) y un listón, al que se añadirá una punta que será la encargada de hacer los trazos cuando marquemos.

En el rectángulo marcaremos con la escuadra el contorno del listón, para después hacer el vaciado del mismo con el formón cuidando de no sobrepasar las medidas para que no quede demasiado suelto una vez introducido.

Aquí se puede ver además un rebaje que le he practicado para apoyar el pulgar, lo que ayudará en el control de la herramienta.   En cuanto a la fijación del listón, queda encomendada a un pomo roscado y a una tuerca de embutir en la parte superior del gramil.

En cuanto al cambio de color se trata de un barniz-tinte.  No le hace ninguna falta, pero acabé enseguida el trabajo y me quedaba tarde por delante.   De todos modos, me gusta más así.



Por si acaso no tienes claro qué es una tuerca de embutir, las que yo suelo usar son éstas que ves.   Tienen una rosca exterior para fijarla a la madera (a la que hay que hacerle un taladro previo con una broca de diámetro algo menor que el de la rosca exterior) y otra rosca interior de métrica para poder introducir en ella el tornillo que corresponda.


Esta es la vista del conjunto ya montado.


En esta otra toma, se puede apreciar la punta que será la encargada del marcaje (un simple clavo de acero).

Aquí se puede observar la utilidad de la muesca practicada, de cara a facilitar el uso de esta sencilla pero útil herramienta de marcaje.

Por cierto, además de gratificante, ha resultado de lo más económica, pues la madera corresponde a retales sin uso que tenía por casa, por lo que sólo he tenido que adquirir los elementos metálicos.   En total 80 céntimos de euro, toda una inversión para convertir en divertida lo que parecía que iba a ser una aburrida tarde de viernes).








3 comentarios:

  1. Te ha quedado estupendo, muy original y util el rebaje para el pulgar. Excelente post por su redaccion, fotografias y resultado final. Enhorabuena genio!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. si señor,sencillito y practico andres

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho, muy interesante y tambien fotos bonitos!

    ResponderEliminar